“No podemos permitir   que la Asamblea Nacional Constituyente siga violando  la Constitución actual. Hay que precisar que una Constituyente se instala para elaborar un nuevo ordenamiento jurídico del estado y  no para gobernar, ni para ejercer  funciones administrativas, económicas o policiales, tal como lo estamos viviendo actualmente en el país. Actúa como un gobierno de facto”.

Así lo denunció el legislador  del estado bolivariano de Nueva Esparta, Bower Rosas Avila   quien señaló que “la actual ANC está usurpando las funciones de la legítima Asamblea Nacional y pareciera que el régimen no sabe exactamente  qué es y para qué se convoca una Constituyente. Su presidenta, la señora Delcy Rodríguez está adoptando decisiones ilegales, fuera de lugar y tiempo. Hasta ahora, solo persecución  política  mientras que el pueblo sigue  pasando hambre, sin asistencia médica  y hospitalaria, sin medicinas, sin abastecimiento de los productos de primera necesidad, sin servicios públicos  y  para colmo, sin dinero en efectivo.”

“Hasta ahora, agregó el parlamentario neoespartano, la Constituyente cubana, que   valga recordar nació de un proceso fraudulento e ilegal, no ofrece garantías a los ciudadanos en cuanto a que sus  derechos van a ser resguardados  y no puede pasar por encima de la  voluntad de más de 14 millones de venezolanos que en diciembre del 2015 votaron por la actual Asamblea Nacional. Repito y reitero que   esta ANC   es clara evidencia de un golpe de Estado continuado del régimen que busca desesperadamente perpetuarse en el poder.”

“De acuerdo  al artículo 347  de nuestra Carta Magna,  el objeto de una ANC es el de transformar el Estado y crear una nuevo ordenamiento  jurídico y constitucional, es decir, darnos una nueva Constitución. Posteriormente a ello es cuando se puede aplicar la nueva normativa aprobada pero no como se está haciendo hoy en día que, a golpe y porrazo, se levantan inmunidades parlamentarias, se ordenan detenciones,  se persigue, juzga y condena.  La Constituyente no puede  asumir funciones de  otros poderes públicos. La ANC está actuando como si fuera ejecutivo, legislativo y  judicial  al mismo tiempo.  Su carácter supranacional  excede lo que una Constituyente puede  y debe hacer. En otras palabras es un gobierno dictatorial,” concluyó Rosas Avila.

Vía Prensa Bower Rosas Avila

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.