Los vecinos de la pequeña ciudad de Rockport (Texas, EE.UU.) aún se estremecen al recordar el “terrible y devastador” azote del huracán Harvey, una fuerza sobrenatural que ha convertido esta ciudad en un símbolo de su fuerza destructora.

Rockport fue la primera ciudad de Estados Unidos en recibir el huracán. Lo hizo aguantando vientos de 215 kilómetros por hora y con gran parte de su población evacuada.

Vía EFE

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.