Celis E. Rodríguez Serrano

El régimen, después de jactarse de realizar elecciones a cada rato y de supuestamente ganarlas, durante los últimos tres años ha hecho todo lo tramposamente posible para evitar que el pueblo vote. Se han valido de cuantas mañas han tenido a mano, con la complicidad delictiva de las maulas rectoras del CNE, con la intención de desanimar a los venezolanos y que éstos, una vez perdida la confianza en el voto, no participen en los procesos electorales. Quienes hemos vivido y combatido de cerca las aviesas actuaciones del régimen, entendemos esto perfectamente, y estamos claros en que la lucha por la Libertad y por la Democracia debe darse en todos los frentes posibles; sin dejar que los trapisonderos se adueñen de los espacios sin que los defendamos, aunque para ello, como dijera una vez el padre de la Democracia, Don Rómulo Betancourt, tengamos que hacerlo con un “pañuelo en la nariz”, como ocurrirá en el próximo proceso electoral.
Hoy estamos inmersos en una batalla electoral atípica. Lo triste es que los demócratas tengamos que luchar contra la dictadura para rescatar los espacios democráticos de poder, y luchar también contra supuestos opositores, que no han entendido que la principal estrategia del régimen es acabar con la institucionalidad que representa el voto en una verdadera Democracia.
El régimen nos negó el Referéndum Revocatorio y retrasó las elecciones regionales; en su lugar realizó la elección de su Asamblea Nacional Constituyente que, a todas luces, sabíamos que sería fraudulenta e impuesta; y que la utilizarían para inocular el desánimo en la oposición. A sabiendas de esto, muchos han decidido cobrarle tal fraude e imposición a la oposición, llamando a la abstención so pretexto de castigar a la dirigencia opositora. Ignoran que el castigo sería contra ellos mismos y contra el propio pueblo, y el gran triunfador sería el régimen que seguiría afianzándose en el poder.
Nuestro principal objetivo hoy no es ganar una Gobernación, que en Nueva Esparta, sin dudas, la ganaremos con Alfredo Díaz, sino que estamos decididos a rescatar el derecho a votar, y a través del voto devolverle al pueblo la Democracia, la Paz, la Libertad. Por ello nuestro lema es #YoSíVoto. #YoSíVoto por mi derecho a tener medicinas y Salud; a tener escuelas dignas y Educación de calidad; a tener seguridad y bienestar social. #YoSíVoto para que no se profundice la cubanización de mi patria, y no ver cada día a más a venezolanos haciendo colas por un pan, o hurgando en la basura algo que comer. #YoSíVoto porque desde la Gobernación, y luego desde las alcaldías y concejos municipales, podremos organizar más efectivamente a nuestro pueblo para recuperar la Presidencia y al país en 2018. #YoSíVoto porque prefiero el diálogo, aunque haya en él gritos y desacuerdos, en lugar de las balas que ciegan la vida de nuestros estudiantes y las cárceles para la disidencia política. #YoSíVoto para recuperar la armonía y la convivencia familiar y social. #YoSíVoto para que regresen los hermanos expulsados por la dictadura, por el hambre y por la inseguridad. #YoSíVoto para tener una Venezuela de oportunidades para mis hijas y mis nietos; y no una “inmensa cárcel” controlada por pranes políticos, corruptos y narcotraficantes. Por mi país, yo sí voto, ¿y tú?

celisrose@hotmail.com

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.