Por José Gregorio Gómez (*)

 

La candidatura de Alfredo Díaz a la gobernación de Nueva Esparta es uno de los fenómenos electorales, políticos y sociales de mayor impacto en la historia de este estado.

El hecho de haberse constituido como candidato unitario por consenso, con el apoyo irrestricto y de frente de los principales líderes de la Unidad Democrática, deja claro dos cosas: la primera, que hay un reconocimiento de su fortaleza, legitimidad y carácter, y la segunda, que los dirigentes políticos de la región insular no están dispuestos a arriesgar el futuro de Nueva Esparta por posiciones individualistas.

Cada uno de ellos puso por delante los intereses superiores de los neoespartanos y nuestro derecho a progresar y tener calidad de vida.

De esta manera Alfredo recorre Margarita y Coche con total respaldo, no solo en los municipios donde la Alternativa Democrática es gobierno, sino también en los municipios con alcaldes rojos, donde los ciudadanos lo reciben con esperanza y valor.

Caso contrario se observa en la orilla del oficialismo. Están carcomidos por la paranoia y las cacerías de brujas. Se sabe que han cortado muchas cabezas por la más mínima sospecha de que alguno de los suyos haya estado cerca del abanderado de la MUD.

Es tan grave la crisis interna del chavismo que no tuvieron más remedio que poner a Mata Figueroa de candidato a la gobernación, a pesar del alto rechazo que tiene en la población, hecho documentado en las encuestas que ellos también manejan.

Un chavismo sin opciones, porque los liderazgos jóvenes que trataron de formar no calaron ante el desastre de la gestión de MF y de Maduro, y porque muchos solo fueron perritos falderos de alcaldes y diputados.

Los margariteños y cochenses estamos viviendo una de las épocas más aciagas. Sin agua, con un racionamiento inclemente de electricidad, sin gas doméstico, acorralados por la delincuencia, con una de las tasas más altas de mortalidad neonatal y materno infantil, sin medicinas, con escasez de alimentos y una inflación desbocada, cada vez más aislados por la disminución de vuelos comerciales y con ferris a media máquina, con el turismo disminuido ante la nula promoción y la bajísima conectividad, solo por nombrar algunos de los muy graves problemas que enfrentamos.

Estamos convencidos de que el voto es nuestra única herramienta para recuperar el estado. La abstención favorece a los rojos, cuyo único plan de gobierno es amenazar a los empleados públicos y a los pensionados para que voten por ellos.

Más que nunca es necesario ir a votar. Con más fe, con más voluntad, con más decisión, porque los Padres de la Patria no construyeron esta nación en tres días, hubo muchos sacrificios los cuales tenemos que honrar.

Leeré todos sus comentarios por @JoseGregGomez y joseg1402@gmail.com

(*) Presidente del Concejo municipal de Mariño, Coordinador de la MUD en Mariño y Secretario general de AD Mariño.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.