Economistas reaccionaron este viernes a favor y en contra ante las recientes medidaseconómicas presentadas por el presidente de la República, Nicolás Maduro, entre ellas aumentar el salario mínimo un 40% e incrementar el bono de alimentación de 17 a 21 Unidades Tributarias (UT).

El economista y diputado a la Asamblea Nacional (AN), José Guerra, aseguró que el aumento salarial es “necesario” para un trabajador que devenga “cada día más un sueldo deprimido”.

No obstante, dijo que la inflación “ha subido más de lo que ha subido el salario” tras los últimos incrementos durante el período 2016-2017. “Si se reciben más billetes (pero con ellos) compro menos, entonces quedo peor que como estaba antes y esto es lo que creo que va a pasar” en el país, explicó Guerra durante un contacto telefónico a Unión Radio.

Mientras que el constituyente Jesús Faría, durante una entrevista para Venezolana de Televisión (VTV), calificó hoy como “absolutamente correcto” el aumento del salario mínimo integral.

Sin embargo, el director de Econometrica IE C.A., Henkel García, afirmó a través de su cuenta persona en la red social Twitter, que la “variación interanual del ingreso mínimo mensual se está desacelerando”, “lo que pudiera ser contra intuitivo”, puntualizó.

El salario mínimo mensual pasará de Bs. 97.531 bolívares a Bs. 136.544 Bs, y el bono de alimentación se incrementará de 153.000 a 189.000 bolívares, según el presidente de la República. Los pensionados también percibirán el aumento de 40%, por lo que recibirán 136.544 bolívares y un bono especial de 40.963 bolívares, para un total de 177.507 bolívares mensuales.

El aumento regirá a partir del 1º de septiembre y debe ser depositado entre este viernes y el lunes a los trabajadores de la administración pública y a los pensionados.

El diputado Guerra sostuvo que probablemente habrá un aumento salarial en noviembre y otro en diciembre si el Ejecutivo no tiene un plan para “bajar” la inflación. “(Hay que) ir al Banco Central de Venezuela (BCV) y parar la máquina de fábrica de dinero de la nada para financiar al Gobierno, (porque) es lo que está causando el problema de la inflación y la devaluación del bolívar” recomendó, al mismo tiempo de asegurar que si el Ejecutivo no atiende al llamado “no saldremos nunca de la crisis”.

En ese sentido, dijo que efectivamente el trabajador tendrá más disponibilidad de bolívares en su cuenta, pero que cuando quiera retirarlos, preguntó, “¿de dónde va a sacar efectivo, si no hay?”.

“El aumento de salario no sólo es gasolina para la inflación, también agravará la crisis de efectivo”, subrayó por su parte García.

Por ello, Guerra aseveró que el Gobierno debió coordinar la acción y crear “medidas un poco más integrales”, ya que, en cuanto a la administración descentralizada, como las alcaldías y gobernaciones, no podrá pagar el aumento porque “¿de dónde saca para pagar, si van cinco aumentos y apenas han pagado dos?, se preguntó.

Control de precios no soluciona la inflación

También aseguró que la solución a la inflación está en “cambiar el modelo económico”, porque, según el economista, la propuesta anunciada ayer es una “columna vertebral que acentúa los controles”. A pesar de que Maduro aseguró durante su intervención en la sesión especial de la Asamblea Nacional Constituyente que las ochos leyes contribuirán a afrontar la “especulación de precios, la inflación inducida y castigar a los bachaqueros”.

La medida llamada “Plan Constituyente para el Desbloqueo Económico de Venezuela” consistirá en nuevos mecanismos y sistemas para la “fijación y control de precios acordados y de precios máximos de venta al público” en un proyecto que contempla 50 productos, que incluyen la leche líquida y en polvo, la pasta, el pescado, el trigo, la mayonesa, el jabón y los aceites, entre otros.

“Están creando una superestructura burocrática (…), es una economía excesivamente controlada (…) que va a inhibir a los productores, que necesitan libertad para trabajar y no acoso con tantos permisos y supervisiones. Eso no funciona”, criticó el parlamentario.

Mientras que el constituyente Faría, quien también es economista, aseguró que los anuncios apuntan en la dirección “correcta” para “recuperar” el aparato productivo del país.

Entre tanto,Guerra consideró que acordar los precios de 50 productos será un “fracaso” porque habrá escasez de los mismos, como así ocurrió en Argentina, durante el mandato de Cristina Fernández de Kirchner.

El economista Francisco Ibarra Bravo indicó, a través de su cuenta personal en la red social Twitter, que la escasez de productos de primera necesidad es 73,5%.

Por su parte, Faría expresó que se deben “flexibilizar” los controles de precios porque “esos controles tan rígidos no sirven, no funcionan, y a su vez deben ser complementados con estímulos mucho más claros hacia la producción”. No obstante, según García, el sistema económico “propicia a que haya menos producto” en el país.

En cuanto a la ley de Regulación y Sistema de Casas de Cambio, el economista Guerra dijo que las casas de cambio son para hacer operaciones al detal y no para quienes quieran comprar más de 20 mil dólares, porque los interesados van a un banco corresponsal “que hace una cuenta afuera”.

En ese sentido, al respecto del nuevo sistema de pago internacional con una canasta de monedas internacionales diferentes al dólar, preguntó qué hará una persona con rupias cuando viaje a Suramérica. “O te entregan Renminbi, que es la moneda de China, (…) que tiene un problema, (porque) aunque es una economía grande es una moneda que no es convertible porque ese país todavía tiene ciertas medidas de cambio”, agregó.

La medida forma parte de un sistema de “creación, captación y administración de tipo de cambio y lucha contra el dólar paralelo o criminal”, según Maduro. Sin embargo, Guerra aseguró que “arrancó mal” porque establecen casas de cambio en el contexto de un control de cambio donde no hay la libertad para comprar y vender.

El diputado sostuvo que si no hay dólares en el Sistema de Divisas de Tipo de Cambio Complementario Flotante de Mercado (Dicom), menos habrá para casas de cambio.

Además, explicó que para haya un centro que permita a los clientes cambiar una divisa por otra debe haber materia prima, “que son las monedas extranjeras”, pero, según Guerra, en Venezuela no ingresan turistas ni hay transferencias de remesas a familiares. “Entonces, la casa de cambio, a menos que el Banco Central le provea dólares, no van a funcionar como supuestamente deberían funcionar en el esquema que propuso el Gobierno”, insistió.

Por otra parte, Faría reconoció que la congelación de precios “no es viable” en la actualidad por la coyuntura económica que, aseguró, vive la economía nacional con una “inflación galopante”. De aplicarse, añadió, entraría “en el peor de los escenarios” donde los productos incrementarían de precios
Además, detalló que una congelación de precios pudiera generar un escenario “mucho peor” y nadie, ni el sector público ni el privado, estaría en capacidad de producir bajo esas condiciones.

 

Vía EUD

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.