“Sin temor a equivocarnos, una vez más se evidenciará frente al cuadro persistente de crisis con una reiterada recesión en la economía, que los aumentos de sueldos por decreto ratifican el fracaso de políticas dirigidas frenar una inflación que podría sobrepasar 1.000 por ciento para finales de año, según proyecciones de instituciones financieras internacionales y reconocidos analistas del mundo económico”.
Con este planteamiento se pronunció el Comité Ejecutivo de la Cámara de Comercio, Puerto Libre y Producción de Nueva Esparta sobre las medidas económicas anunciadas el pasado jueves por el Presidente Nicolás Maduro, entre las que destacan el nuevo incremento del salario mínimo y de los tíckets alimentación, así como el control de precios en diversos artículos de consumo masivo.
“La crisis que afecta a los venezolanos en diversos órdenes no ha podido ser conjurada con leyes habilitantes, decretos de Emergencia Económica ni controles de precios que finalmente agravan la situación generando desabastecimiento”, prosigue el pronunciamiento. Asimismo agregaron: “El sector empresarial insiste una vez más en que lo necesario es que se estimule una economía fuerte y una moneda estable, junto con la promoción de la inversión en un clima de confianza, que contribuya a impulsar la producción y que genere empleos estables”.
Se refieren igualmente al impacto en la economía local: “En Nueva Esparta, en el contexto de la recesión que afecta las actividades comerciales del Puerto Libre y del turismo, un aumento de sueldo mínimo de 40 por ciento como el decretado el pasado jueves por el Presidente de la República, lesionará aún más la estabilidad de las empresas, independientemente de su tamaño, así como al movimiento emprendedor. Lo preocupante es que en este cuadro adverso se nos presenta un agravante de la crisis, como lo es la escasez de dinero efectivo tanto en taquillas bancarias como en cajeros electrónicos, necesario ello para costear la adquisición de una cesta alimentaria cada vez más cara. Otro factor preocupante es que en todo este cuadro podría incubarse el peligroso efecto del desempleo, junto con la evidencia de que ninguna de las medidas anunciadas se orienta a mejorar la crisis en los servicios públicos y la conectividad aérea, problemas que afectan de manera directa nuestra región insular”.
En la parte final del comunicado de la Cámara de Comercio de Nueva Esparta se reitera: “Estos aumentos de sueldo ya ni siquiera son una ilusión para los trabajadores a quienes se les reduce cada día el poder adquisitivo. Asimismo, una restricción mayor de las libertades económicas limita las actividades productivas del sector privado, en consecuencia crean escasez y estimulan aún más la inflación. El momento es propicio para insistir en las propuestas de los gremios empresariales del país, en cuanto a la necesidad de que se implemente el mecanismo de diálogo y consulta a nivel tripartito, entre Estado, empleadores y sindicatos. Son indispensables medidas dirigidas a la raíz de las problemáticas que afectan de manera específica a cada sector de la economía del país y estimulen la producción y el abastecimiento de bienes y servicios, y nos permita mantener abiertas las santamaría de nuestros establecimientos”.

 

Ubaldo Arrieta

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.