Regresar

Opinión


Palestra Insular: Semiótica del culillo


 Palestra Insular: Semiótica del culillo
Publicado: 2017-06-07 01:31 / Visitas: 521

                                               Manuel Avila

 La visita a la cárcel de “Ramo Verde” por parte de una comitiva del gobierno integrada por Zapatero, Jorge Rodríguez y Delcy Rodríguez a visitar a Leopoldo López para tratar de convencerlo para que pare las marchas en Venezuela es parte de las tácticas del régimen. Al parecer la idea de conciliar con el líder venezolano llevó en el paquete el ofrecimiento de una medida domiciliaria a cambio de tranquilizar a la oposición en las calles de Venezuela. Sabe el gobierno que ni con la voz de Leopoldo López los ciudadanos convencidos que es el momento de lograr la libertad, detendrán las protestas de calle que son el único mecanismo constitucional que tienen los ciudadanos para recuperar la democracia y la libertad.

Esa razón semiótica de ir a Ramo Verde va ligada al video donde Leopoldo López la habla a los venezolanos y los induce a mantenerse en las calles protestando ante un gobierno que violó la Constitución y se mantiene a espaldas de la voluntad popular al negarle la posibilidad del voto a una sociedad que quiere cambios. Pero lo peligroso del asunto es que la circulación en las redes de un video salido de Ramo Verde donde Leopoldo López le habla a los venezolanos es una muestra inequívoca que hay un descontento entre los militares por la situación del país. Ese miedo en el alma de los actores de la revolución muestra al desnudo un gobierno que viene haciendo aguas hace rato cuando dejó de atender los problemas capitales del ciudadano. Es evidente que la escasez, la inflación y el alto costo de la vida resultan los problemas capitales de una revolución que  no encuentra la fórmula para llevar las riendas del Estado y ese ensayo de entregar viviendas y  bolsitas de comida a la gente es solo un intento por salir de la crisis que agobia a los ciudadanos de la patria-

No ha podido repuntar la revolución en sus propuestas de gobernar al país y solo se ha limitado a entregar a la gente propuestas populistas sin sentido que forman parte de ese mundo de fantasías que tanto proclaman las autoridades gubernamentales. De eso se trata de intentar cambiar la historia con una ANC vetada y pútrida, pues es evidente que forzar la barra para ondear las banderas de la constitucionalidad. No le queda más tiempo a la revolución en el poder porque perdieron el tiempo entre populismos y mentiras piadosas que en nada solucionaron el problema de la gente. Con tantos problemas mantuvo la revolución a un pueblo que levantó banderas y explotó de pasión para acompañar a Chávez durante 14 años en ese empeño de sembrar un socialismo del Siglo XXI que nunca sirvió para resolver los problemas de la gente.

De todas maneras sigue el rumbo de una crisis que agobia a los ciudadanos de la Venezuela quebrada por la implementación de un modelo político fuera de lugar y alejada de nuestra realidad, pues Venezuela ni es Cuba, ni la China, razón por la cual estuvieron equivocados los protagonistas del régimen autoritario. Esa forma de gobernar de un modelo socialista tambaleante permitió que se viniera encima el mundo a un gobierno atrapado en sus propias locuras de poder, pues haber arruinado a esta sociedad con expropiaciones y la quiebra del modelo productivo. Se quedó el gobierno en fantasías de colores y en la implementación de propuestas que lo hicieron terminar con la entrega de bolsas de comida y cajas del Clap que solo sirvieron para incrementar la miseria nacional.

El miedo se le metió en el alma a una sociedad enferma de pobreza espiritual y que cada día ve con estupor la aparición de una nueva clase social  en los hurgadores de la basura que aprenden a vivir de los desechos producidos en los restaurantes y casas de familia. Esa es una verdad que obliga a los ciudadanos a repensar la forma de hacer política y a no volver a entregar un país a un gobierno de militares que volvió trizas el futuro de la patria. No quedan dudas que la visita a Ramo Verde es una muestra de flaquezas por parte de emisarios de un gobierno que se viene desmoronando por su incompetencia para gobernar a un país que le quedó grande. Por ese culillo a medirse mediante el voto los chavistas buscaron una vía de escape y encontraron como excusa una ANC que solo contribuye a incrementar la violencia y no aporta nada para solucionar los problemas fundamentales como el hambre, la inseguridad, la inflación, la misería, la educación, la salud y en total la crisis de una nación que se muere a menguas ante la ceguera de un gobierno que ni lava, ni presta la batea.