Regresar

Opinión


Magisterio: Hacia una Educación de calidad


Magisterio: Hacia una Educación de calidad
Publicado: 2017-06-08 02:18 / Visitas: 216

                                                                     CELIS E. RODRÍGUEZ SERRANO

Las naciones marchan hacia el término de su grandeza con el mismo paso con que camina la educación”. Sin dudas, cuando el Libertador profirió esta sabia sentencia, tenía pleno conocimiento de la importancia que tiene la Educación en todas las épocas, no solo en el desarrollo integral de los pueblos, sino en su rol determinante como eje integrador de la cultura, de la ciencia y de la tecnología.

Quizás haya sido premonitorio que fuera Simón Bolívar, un venezolano nacido a finales del siglo XVIII, quien lanzara esta sentencia; tomando en cuenta que más de 220 años después, con la llegada de la revolución, la Venezuela “bolivariana” tendría un rol preponderante en la geopolítica latinoamericana, para lo cual desempolvó el sueño integracionista de Bolívar. No obstante, pienso que estas buenas intenciones “bolivarianas” se desviaron y se supeditaron a intereses doctrinarios, políticos e ideológicos. Las enormes riquezas petroleras serían utilizadas como punta de lanza para lograr objetivos políticos expansionistas, y no de integración y desarrollo social como se planteó al principio.

Sin dudas, Venezuela tenía en sus manos la enorme responsabilidad de contribuir grandemente en el desarrollo de la región. Esto vendría dado, indefectiblemente, por el necesario impulso a la educación latinoamericana, que la ubicara como motor fundamental del desarrollo de la región. Este impulso educativo no sólo debía estar presente en los diferentes planes y proyectos de los gobiernos, sino que debía contar con el apoyo económico necesario para su implementación y desarrollo.

Todo indica que no ha sido así. Hoy es necesario una revisión y reimpulso del Sistema Educativo venezolano y latinoamericano. Es tiempo de que los gobiernos vuelvan la mirada hacia la Educación basada en la realidad social y cultural; que responda a los intereses del individuo y de la sociedad. Una Educación que sea nuevamente el centro axiomático en la Política del Estado, de donde emanen las directrices que garanticen el desarrollo integral de la nación; es decir, un desarrollo donde confluyan armónicamente todas las disciplinas del saber y todas las corrientes del pensamiento, como lo expresa la Constitución Nacional en su artículo 102; una Educación donde se cumpla el principio pascaliano de interrelación entre cada una de las partes; y la interacción de éstas con el todo.

Debemos avanzar hacia una nueva sociedad, donde deje de verse a la Educación y al Sistema Educativo como instrumentos para la permanencia en el poder político por parte de quienes, incluso, carecen de la más mínima formación, lo que tal vez alimenta su animadversión hacia el estudio, hacia la escuela y hacia los educadores. El tema Educación no es sólo del Estado y de los educadores, es un tema de implicación general, por cuanto constituye la piedra angular en la formación de todos los profesionales que requiere una nación para avanzar y desarrollarse; en este sentido, es tiempo de que cada uno asuma el roll protagónico que le corresponde jugar en el desarrollo educativo del país, y aporte ideas y propuestas que contribuyan a reflotar nuestro decadente Sistema Educativo.

celisrose@hotmail.com